Alcalde - Secretario General Agricultura (2)

El Ayuntamiento inicia los trámites para conseguir un distintivo de calidad del Pan de Lebrija

El Consistorio junto al sector de panaderos de la ciudad están capitaneando un proyecto con el que se persigue la obtención del distintivo IGP para el pan de nuestra ciudad

Alcalde - Secretario General Agricultura (1)

El Alcalde de Lebrija, Pepe Barroso, se reunió el pasado lunes con  el Secretario General de Agricultura, Ganadería y Alimentación, Vicente Pérez García de Prado, y la Directora General de Industrias, Innovación y Cadena Agroalimentaria, Carmen Cristina de Toro Navero, para tratar asuntos de interés vinculados con la agricultura. En el encuentro también se contó con la presencia del Delegado de Turismo, Pepe Martínez.

Entre los temas tratados, Pepe Barroso anunció que el Ayuntamiento de Lebrija se encuentra inmerso en la elaboración de un proyecto que persigue conseguir el distintivo de Indicación Geográfica Protegida (IGP) para el pan de Lebrija. El Ayuntamiento y de la mano del sector de panaderos de la ciudad han iniciado los trabajos previos para conseguir este reconocimiento que, según el regidor, "reconocerá las cualidades y virtudes de pan de Lebrija y contribuirá a la dinamización turística".  Diversas han sido ya las reuniones que se han celebrado en nuestra ciudad en torno a este proyecto con el que se quiere reconocer las propiedades de este producto tan conocido fuera de nuestras fronteras.

Además, el regidor quiso conocer en qué estado se encuentra el proyecto presentado por la Cooperativas de Las Marismas para conseguir la Denominación de Origen del Tomate Concentrado. Pepe Barroso reiteró en la reunión "que la obtención de esta calificación supondría un valor añadido a la comercialización del producto, además de promocionar la marca Lebrija, que tiene a la agricultura como una de sus destacadas fortalezas".

Sobre los distintivos de calidad

La Junta de Andalucía otorga estos distintitos de calidad. Las denominaciones de calidad diferenciada tiene como objetivo fundamental proteger aquellos productos agroalimentarios que tienen unos atributos de calidad adicional, derivados del cumplimiento de normas que van más allá de las exigencias obligatorias de calidad comercial o estándar, distinguiendo y garantizando la autenticidad de los mismos y el principio de veracidad del etiquetado, e implantando para ello un sistema de control que inspire confianza al mercado. Los atributos de calidad diferenciada.

Así, entre las diferentes figuras de calidad diferenciada que existen en la actualidad se encuentran las Denominaciones que protegen indicaciones geográficas (DOP o IGP), con las que se designan alimentos cuya calidad, características o reputación está vinculada a un origen geográfico concreto, entre otros distintivos.